¿Qué son las certificadoras de calidad y cuáles son las casas más importantes y reconocidas?

 

Certificadoras de calidad

Las certificadoras de calidad son entidades externas que certifican que nuestro producto cumple una serie de requisitos. “Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti”. Esta frase de Seneca puede que sea válida para tu vida personal, pero no para tu empresa.

La mejor publicidad que una empresa o entidad puede tener es la opinión de los demás. Las certificadoras de calidad generan un valor muy útil al mercado, una forma de probar ante consumidores y terceros que nuestro producto cumple una serie de pautas. Esta llave nos puede abrir múltiples posibilidades, desde  exportar nuestro producto hasta la venta a la administración pública.

Las empresas certificadoras de calidad son una tercera persona, un agente neutro e independiente que declara que nuestro producto cumple una serie de características. ¿Y por qué existen? Muy sencillo. Hay determinados productos que tienen un control exhausto para su producción, por ejemplo, el sector farmacéutico. El estado desarrolla leyes que declaran de manera férrea cómo se hacen estos productos, y las empresas deben adaptarse a ellas si quieren participar en el mercado.

No obstante, hay otros sectores cuya regulación es más laxa y es aquí donde empiezan a cobrar importancia las empresas certificadoras de calidad. En el siguiente post os traemos las más importantes y qué debes conocer, eligiendo la que más te convenga en función del sector al que se dedique tu empresa.

¿Cuáles son las entidades certificadoras de calidad más importantes del mercado empresarial?

Las entidades tienen que demostrar su capacidad certificadora. La pauta la marca la familia de las normas ISO (International Standardization Organization). Para saber qué significa ISO debemos de saber que se trata de un sistema de gestión de calidad  que integra a los institutos de normalización de más de 150 países. Además hay que señalar la  existencia del Comité Europeo de Normalización (CEN), que desarrolla trabajos de normalización que cubren todos los sectores técnicos, excepto el sector electrónico, que es regulado por el comité europeo de normalización electrónica (CENELET).

Familia de normas ISO

Norma ISO 9001

Es un referente mundial en el ámbito de las certificadoras de calidad, con más de un millón de certificaciones. La principal fortaleza de esta entidad es que se puede aplicar a todo tipo de empresas, con independencia de su tamaño y ubicación.

Mike Toffel, profesor de Harvard en la rama de economía  afirmó que las empresas que aportan la norma ISO tienen mayores tasas de supervivencia en el complicado mercado empresarial, puestos de trabajo de mayor calidad y distintos puestos de trabajo.

El tiempo medio para conseguir la certificación ISO 9001 es  de un año y su vigencia es de 5 años. De cara al exterior, el cliente sabe que en la empresa que cuenta con la calidad ISO 9001 está trabajando conforme a unas normas y pautas exigidas.

Existen diferentes entidades certificadoras de calidad para conseguir esta normativa, aunque la marca N de AENOR es líder en el mercado español.

Certificadoras de calidad

Norma ISO 14001

Es una de las herramientas de calidad que certifican que la empresa se preocupa por la protección ambiental y la prevención de la contaminación. Esta normativa es una de las más solicitadas y conseguirla tiene un plazo de 6 meses con vigencia de 3 años, teniendo que someter a la empresa a una auditoría de calidad anual

Norma ISO 17024

Esta norma es aplicada por las entidades certificadoras de calidad para probar la experiencia, formación y las cualidades para ejercer como técnico, auditor o gestor de calidad. El tiempo para conseguirlo es de tres meses y la vigencia es de 3 y 5 años para auditores y gestores, respectivamente.

Esta norma establece estándares de calidad para obtener reconocimiento público de la profesionalidad para las funciones de certificación, especialmente si queremos enfocarnos al mercado europeo u obtener un incentivo relacionado con la búsqueda de empleo de cara a futuros. La principal entidad para obtener esta certificación es la  AEC (Asociación española de calidad).

Estas son las tres normas más importantes del listado de normas ISO con las que hoy a día cuentan las empresas para poder certificar sus productos

Normas más específicas

Además de las normas ISO, debemos de señalar que existen normas relativas a sectores más específicos, las cuales debemos solicitar a empresas certificadoras de calidad en caso de que nuestra empresa se mueva en sectores más concretos como Internet o productos de innovación.

Sello de calidad en internet “IQ”

Fundamental obtener este certificado si nuestra empresa se mueve en el mundo de los e-commerce o comercio electrónico, un sector en auge en los últimos años. El tiempo para obtenerla es de aproximadamente una semana y su vigencia es de un año salvo que existiera problemas con la página.

Este documento prueba que la web es supervisada por un tercero independiente y neutral al tiempo que ofrece máxima neutralidad a la persona que accede a ella. La entidad certificadora es EQA, que certifica páginas de carácter generalista

banner CTMA

 

Norma EN 45001/17000

Esta norma certifica que la empresa está cualificada para llevar a cabo las certificaciones pertinentes y el tiempo estimado de espera es entre los cinco a seis meses como mínimo, mientras que su vigencia es de tres años. El principal beneficio de obtener el reconocimiento de esta norma es la competencia técnica de los evaluadores y el apoyo de una información técnicamente fiable.  La potestad nacional a la que podemos solicitar este certificado es ENAC

I+D+i

Esta norma se rige por el Real Decreto 1432/2003 y determina que un determinado proyecto, relacionado con materias tan variadas como la óptica o empresas energéticas aporta una innovación tecnológica. Esta norma nos permite distinguirnos de los demás en una materia muy compleja y ofrece a posteriori múltiples ventajas de tipo fiscal.

El tiempo que puedes tardar en obtener el certificado dependerá de la complejidad, estructura y tamaño del proyecto y su vigencia es  de carácter vitalicio. Podemos obtener este documento de muchas certificadoras de calidad, que regulan su propia norma. Así por ejemplo, EQA, tiene su propia forma para certificar el I+D+i.

Empresa familiarmente responsable

Las normas aplicadas por las entidades son las redactadas por la fundación más familia, la cual busca que probar que una empresa aplica de manera taxativa lo establecido en el estatuto de los trabajadores y en el convenio colectivo.

En un entorno empresarial en que cada vez más organizaciones apuestan por la conciliación de la vida laboral y personal de sus trabajadores, este título es la mejor prueba de ello, lo cual genera una buena reputación, un incentivo a la hora de retener nuevos talentos y una muestra de empatía emocional hacia futuros clientes.

El tiempo estimado para obtener el documento es de tres meses a un año, dependiendo del tamaño de la empresa y de su número de trabajadores. La vigencia del certificado es de 3 años, aunque este aumenta para empresas de menos tamaño, es decir, menos de 50 trabajadores.

Calidad turística “Q”

En un país cuyos ingresos al PIB son del 11,2%, contar con un certificado específico para empresas turísticas resulta clave para distinguirnos de la competencia y aumentar el prestigio internacional. Este sello engloba las normas propias dictadas por el sector a través de la entidad certificadora de calidad ICTE (Instituto para la calidad Turística) Española. El tiempo oscila entre los nueve y los doce meses.

Certificadoras de calidad

 

Otros aspectos a tener en cuenta

Optar por cualquiera de estos certificados supone revisar los procesos de nuestra empresa para poder llegar a optimizar los mismos. De forma resumida, la empresa solicita el certificado y remite la documentación de su sistema de gestión, analizada por las entidades, cuya auditoría genera un informe en el que se detectan posibles inconformidades

Cuando estás se han eliminado, las entidades proceden a la certificación. Además, si el objeto del proceso no es una empresa sino un producto, este deberá ser sometido a distintas pruebas.

Las pautas legales dependen de cada casa certificadora y conseguir el certificado te hace obtener de manera automática un prestigio de cara a otras empresas. Además, en caso de que tu empresa obtenga el certificado, aparecerá en el buscador de las páginas de las empresas certificadoras de calidad, por lo que cualquier persona podrá comprobar que se trata de una reputación verídica.

Debes de saber que conseguir un certificado es un proceso voluntario, pero muy complicado. Si deseas hacerlo, es fundamental que cuentes con la ayuda de una consultora. Es una normativa suave, pero adquirirlo supone someterte durante un año a distintos procesos y auditorías, en una nomenclatura que casi no conoces. CTMA es una de las consultoras punteras en la ayuda a empresas para conseguir está certificaciones.

Si tu empresa cumple con los requisitos establecidos ¿No crees que sería una buena idea que los demás lo supieran?

Si te ha gustado el contenido, compártelo con tus conocidosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Llámanos