LLAMAR AHORACONTACTAR
Saltar al contenido
Inicio » Las BEMP o mejor práctica ambiental

Las BEMP o mejor práctica ambiental

bemp
Tiempo de lectura: 4 minutos

La mejor práctica ambiental o BEMP (Best Environmental Management Practice) son aquellas acciones y estrategias que buscan minimizar el impacto negativo en el medio ambiente y promover la sostenibilidad. Estas prácticas ambientales, con las que en CTMA Consultores podemos ayudarte, contienen medidas para maximizar la eficiencia en el uso de recursos, reducir la generación de residuos, aminorar la contaminación y proteger los ecosistemas.

Cabe destacar que las BEMP son fundamentales para avanzar hacia un desarrollo sostenible y preservar el medio ambiente para las generaciones futuras, ya que permiten que se detecten formas nuevas de aprendizaje basado en el intercambio de experiencias en este tipo de gestión.

Dicho lo anterior, actualmente, muchas son las empresas que las están poniendo en práctica trabajando con la finalidad de lograr una mayor eficiencia en sus procesos para ir de la mano con la Responsabilidad Social y con la economía circular.

¿Cómo mejorar la gestión ambiental?

Para mejorar la gestión ambiental, es crucial adoptar un enfoque integral que abarque varios aspectos. Algunas estrategias para lograrlo incluyen:

  1. Implementar políticas y procedimientos ambientales sólidos: Desarrollar y aplicar políticas claras que promuevan la sostenibilidad y la protección del medio ambiente en todas las actividades y procesos de la organización.
  2. Promover la cultura de la sostenibilidad: Capacitar y concienciar a los empleados y a los colaboradores sobre la importancia de adoptar prácticas sostenibles en el lugar de trabajo.
  3. Medir y monitorear el desempeño ambiental: Se deben establecer indicadores clave de desempeño ambiental para así poder evaluar continuamente el impacto de las operaciones y en consecuencia poder tomar las medidas correctivas según sea necesario.
  4. Reducir el consumo de recursos: Implementar medidas de eficiencia energética, reducir la generación de residuos, minimizar el uso de agua, así como optimizar el uso de materias primas.
  5. Cumplir con la normativa ambiental: Estar al tanto de las regulaciones y leyes ambientales aplicables, y garantizar el cumplimiento de estas normativas en todas las operaciones, siendo una de la más conocida la norma ISO 14001.
  6. Promover la innovación en tecnologías limpias: Buscar constantemente nuevas tecnologías y metodologías que minimicen el impacto ambiental de las operaciones, para eso se deben consultar algunas estrategias que ya hayan sido implementadas aplicando todo aquello que haya sido positivo y realizando los correctivos a que hubiere lugar.
  La formación bonificada: ¿qué es, cuáles son sus ventajas y cómo acceder a ella?

Cabe destacar que, al adoptar estas estrategias, se puede mejorar significativamente la gestión ambiental y contribuir a la protección del medio ambiente.

Herramientas existentes para mejorar la práctica ambiental

Existen diversas herramientas disponibles para mejorar la práctica ambiental en las organizaciones y en las empresas, que se pueden adaptar a las necesidades específicas de las mismas.

Entre las principales herramientas tenemos:

  • Evaluaciones ambientales: Se deben realizar auditorías y evaluaciones que permitan identificar qué áreas requieren de mejoras y con los resultados obtenidos poder establecer metas ambientales concretas.
  • Sistemas de gestión ambiental (SGA): Estándares como ISO 14001 proporcionan un marco para desarrollar, implementar y mantener un sistema de gestión ambiental efectivo.
  • Análisis del ciclo de vida (ACV): Con esta herramienta se evalúa el impacto ambiental de un producto o servicio a lo largo de su ciclo de vida, desde la extracción de materias primas hasta su disposición final.
  • Huella de carbono: Permite medir las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con una organización, producto o con alguna actividad específica, lo que ayuda a identificar oportunidades para reducir dichas emisiones.
  • Ecoetiquetas: Con estas certificaciones se pueden identificar productos o servicios que tienen menor impacto ambiental, lo que ayuda a los consumidores a tomar decisiones más sostenibles, más adecuadas.
  • Tecnologías de monitoreo ambiental: Aquí nos estamos refiriendo a herramientas como sensores y sistemas de monitoreo en tiempo real que permiten gestionar y minimizar el impacto ambiental de las operaciones que realiza la organización.

Es importante resaltar que estas herramientas pueden ser utilizadas de manera complementaria para mejorar la práctica ambiental y promover la sostenibilidad en las organizaciones.

mejor-practica-ambiental

Mejores estrategias y acciones de la BEMP

La Best Environmental Management Practice o BEMP abarca una amplia gama de estrategias y acciones, las cuales están destinadas a minimizar el impacto ambiental de las operaciones de una organización.

  Norma SA 8000: 2014 (Última versión) sobre Responsabilidad Social Corporativa

Entre las mejores acciones y estrategias ambientales que son claves tenemos:

  1. Cumplimiento de las Normas Ambientales: Se debe garantizar el pleno cumplimiento de las leyes y regulaciones ambientales pertinentes para prevenir la contaminación y proteger los recursos naturales.
  2. Uso de energías renovables: Incorporar fuentes de energía renovables, como la solar o la eólica, esto con la finalidad de poder reducir la dependencia de combustibles fósiles y así lograr disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  3. Reducción y Reciclaje de Residuos: Trabajar en la implementación de estrategias para minimizar la generación de residuos, aumentar las tasas de reciclaje y gestionar responsablemente los materiales peligrosos.
  4. Gestión eficiente del agua: Conservar los recursos hídricos mediante la implementación de tecnologías de ahorro de agua, la reducción del desperdicio de agua y la gestión del uso del agua en todas las operaciones.
  5. Gestión sostenible de la cadena de suministro: Trabajar con proveedores, como los expertos de CTMA Consultores, para promover el abastecimiento sostenible, reducir las emisiones relacionadas con el transporte y garantizar prácticas éticas y ambientalmente conscientes en la cadena de suministro.
  6. Conservación de la Biodiversidad: Es de suma importancia integrar medidas para proteger y mejorar la biodiversidad dentro de las áreas operativas, como la preservación de hábitats naturales y la implementación de iniciativas de reforestación.
  7. Capacitación y concientización ambiental: Proporcionar educación y capacitación ambiental continua a los empleados de la empresa, con el fin de promover una cultura de gestión y de responsabilidad ambiental.

Al adoptar las mejores prácticas ambientales, las organizaciones pueden minimizar su huella ambiental y contribuir al mismo tiempo a un futuro más sostenible. Dicho esto, no esperes más y ponte en contacto con CTMA Consultores para implementarlas. Contamos con los conocimientos, experiencia y herramientas necesarias para ayudarte a implementarlas con éxito.

  Mejora continua en Seguridad Laboral con ISO 45001