¿Qué es una auditoría interna?

auditoria-interna

La auditoría interna es un proceso esencial para garantizar la calidad en el funcionamiento de cualquier empresa. En CTMA Consultores llevamos años asesorando a las compañías en la puesta en marcha de este tipo de procedimientos. ¿Quieres saber más? En este post te contamos todo lo que necesitas conocer sobre el tema.

¿Qué es una auditoría interna? ➞ Definición

Una auditoría interna es un sistema de controles y exámenes promovidos por una empresa para verificar el correcto funcionamiento de sus procesos internos. Su puesta en marcha supone la aplicación de una serie de procedimientos que ayudan a establecer la calidad como método habitual de trabajo dentro de la organización.

¿Cuál es el objetivo de una auditoría interna?

La meta de cualquier sistema de auditoria interna es optimizar el funcionamiento interno de la compañía, haciendo más seguros y productivos todos los procesos mediante la vigilancia y el establecimiento de protocolos de actuación claros y bien definidos.

Todo esto se traduce en un menor número de accidentes, así como en una mejor gestión de los recursos y, en general, en un mejor balance de rentabilidad para cualquier negocio.

Diferencias entre auditoría interna y auditoría externa

Es habitual pensar que una auditoría interna ha de ser realizada por los propios miembros de la organización, pero esto no tiene por qué ser así obligatoriamente. La auditoría interna también puede ser llevada a cabo por compañías o profesionales especializados en este tipo de servicios y ajenos a la propia empresa.

De hecho, es recomendable que el examen de las condiciones de funcionamiento de los distintos departamentos sea realizado por personas que no trabajen habitualmente en los mismos, ya que los propios trabajadores tienen más posibilidades de pasar por alto determinados errores relacionados con su actividad habitual.

auditoria-interna-y-externa

Esta realidad puede generar cierta confusión entre los conceptos de auditoría interna y auditoría externa. Pues bien, la diferencia es que una auditoría interna es puesta en marcha de forma autónoma por la propia empresa para controlar sus procesos internos, pudiendo realizarse por los propios trabajadores o contratar un servicio de auditoría ajeno a la organización.

Por el contrario, la auditoría externa se realiza por iniciativa de entidades ajenas a la empresa y con autoridad para verificar el cumplimiento de las normas relacionadas con su actividad. Es el caso de las distintas entidades de certificación, como AENOR, DNV-GL, Bureau Veritas, etc.

Además, la auditoría externa también puede producirse por petición de los propios clientes o proveedores de una organización, siempre que deseen comprobar que esta cumple con los requisitos de calidad o viabilidad exigidos para trabajar conjuntamente.

¿Cómo se hace una auditoría interna?

Una vez tomada la decisión de llevar a cabo una auditoría interna, es importante definir de forma clara cómo se va a realizar. En general, podemos identificar las siguientes etapas:

Planificación

Es la fase inicial de la auditoría interna. En ella se establece el calendario de fechas en las que tendrá lugar, en función de las variables que haya que analizar. Asimismo, se informa a los responsables de cada departamento sobre la documentación necesaria que deberán aportar para llevar a cabo el proceso de forma correcta.

Evaluación

Es el proceso en el que se revisan todos los elementos que forman parte de la auditoría interna. Se hace junto a los responsables de cada departamento, mientras se van apuntando todas las no conformidades, es decir, todos aquellos parámetros que no cumplen con los requisitos de calidad indicados.

auditoría-interna

Informe

Una vez finalizada la etapa de evaluación, se procede a elaborar el informe con todas las conclusiones. Este debe ponerse en conocimiento de todos los miembros del departamento en cuestión, para que puedan tomar las medidas oportunas para su cumplimiento.

Seguimiento

De nada sirve realizar una auditoría interna si no se cumplen las medidas propuestas. Por este motivo es tan importante la fase de seguimiento, en la que se controlará de forma periódica el cumplimiento de los cambios y las medidas de mejora sugeridas.

Tipos de auditoría interna

En función del ámbito de la empresa que se analice, podemos encontrar distintas modalidades de auditoría interna. A continuación, vemos algunas de ellas, así como las normativas que deben tenerse en cuenta para su correcta planificación y ejecución:

Auditoría interna de calidad ➞ Norma ISO 9001

ISO 9001 es el estándar internacional sobre Sistemas de Gestión de Calidad. Es la base sobre la que deben planificarse los procesos de auditoría interna de calidad para verificar el cumplimiento de los requisitos de funcionamiento más idóneos.

Auditoría interna medioambiental ➞ Norma ISO 14001

La norma ISO 14001 sobre Sistemas de Gestión Ambiental establece los requisitos que deben seguir las empresas en materia de seguridad medioambiental, de cara a llevar a cabo su actividad de forma segura y responsable.

Auditoría interna de seguridad laboral ➞ Norma ISO 45001

Es la normativa internacional que regula los Sistema de Seguridad y Salud en el trabajo. Indica los procedimientos a seguir para garantizar un entorno profesional seguro para los miembros de una organización, contribuyendo así al cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

¿Qué ventajas tienen las auditorías internas?

Tomar la decisión de llevar a acabo una auditoría interna supone los siguientes beneficios para cualquier empresa:

Calidad

La evaluación de los procesos internos permite tomar las medidas oportunas para garantizar la calidad en todos los ámbitos de la organización.

La auditoría interna es un proceso esencial para garantizar la calidad en el funcionamiento de cualquier empresa

Seguridad

Llevar un control del funcionamiento de la organización implica establecer las medidas de seguridad laboral necesarias para prevenir los accidentes y las bajas laborales.

Confianza

Las auditorías internas generan confianza en la organización, tanto desde el punto de vista interno, en los propios trabajadores, como desde el punto de vista externo, en los potenciales clientes y en la sociedad en general.

Eficacia

Establecer unos protocolos de actuación conforme a criterios de calidad y seguridad supone un aumento en la eficacia de cualquier empresa, optimizando los costes y la rentabilidad.

Si quieres saber más sobre las características de una auditoría interna, no dudes en contactar con nosotros. Te proporcionaremos toda la ayuda que necesites para garantizar el mejor funcionamiento de tu empresa.

Si te ha gustado el contenido, compártelo con tus conocidosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *