Certificación de productos: ¿Qué es y cuáles son sus ventajas?

En todo proceso de comercialización de productos existe un emisor (el productor) y un receptor (el consumidor), mientras que las personas u organizaciones que se encargan de transportar los artículos de un punto a otro son conocidos como intermediarios. Pero dentro de este proceso existen otros elementos importantes que conviene conocer y para los cuales es recomendable contar con un correcto asesoramiento, como es el caso de la certificación de productos.

En este artículo te vamos a explicar con detalle todo lo que necesitas saber sobre esta actividad, desde las ventajas que conlleva su obtención hasta la importancia que supone en el marco de cualquier proceso de comercialización.

¿Qué es la certificación de productos?

Básicamente, la certificación de productos es una actividad mediante la cual una organización independiente, también denominada tercera parte, comprueba y asegura por escrito que los productos realizados por un fabricante cumplen con todos los requisitos de calidad especificados.

Esta certificación conlleva el desarrollo de un gran número de actividades, dependiendo del producto a certificar. Entre estas acciones, las más habituales son la inspección de los procesos de fabricación, los ensayos de las muestras realizadas por el organismo de certificación correspondiente y la auditoría de calidad.

La ejecución de estos procesos es minuciosa y se lleva a cabo tanto en las propias instalaciones del fabricante como directamente en el mercado una vez que el producto sea lanzado.

¿Qué tipos de productos se pueden certificar?

Actualmente, la certificación de productos engloba una amplia variedad de artículos manufacturados de diferentes sectores, entre los que destacan:

  • Materiales de construcción.
  • Material eléctrico.
  • Alimentos y productos del sector primario.
  • Productos artesanos.
  • Electrodomésticos.
  • Materiales metálicos.
  • Producto forestal.
  • Parques eólicos.
  • Algunos servicios, como establecimientos turísticos.

¿Quién puede realizar la certificación de productos?

Certificación de productos

 

Para que un producto obtenga la certificación correspondiente deberá ser sometido a la evaluación y aprobación por parte del Comité Técnico de una Entidad de Certificación competente, independiente e imparcial. Todas las entidades que se encarguen de esta función deberán estar acreditadas oficialmente por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).

Las empresas que aspiren a ser certificadoras, conseguirán ser identificadas a nivel internacional como tales siempre y cuando superen un estricto proceso de auditoría llevado a cabo por la ENAC. Cabe destacar que en dicho proceso participan diferentes técnicos expertos que cuentan con los conocimientos necesarios en función de cada una de las actividades acreditadas.

De la misma manera, es importante conocer que la certificación de productos no se trata de un reconocimiento regional aislado, puesto que los criterios establecidos están validados a nivel internacional en más de 60 países.

Sin embargo, existen organizaciones que se presentan como entidades de certificación que, sin embargo, no cuentan con la acreditación oficial de la ENAC o solamente la poseen para certificar algunas actividades que realizan.

¿Cómo encontrar una empresa acreditada para hacer la certificación de productos?

Por lo tanto, las empresas que quieran realizar la certificación de productos deberían confiar en aquellas entidades que estén acreditadas y cuenten con la marca de ENAC. Sólo de esa manera sabrán que esas organizaciones disponen de personal cualificado y sus equipos auditores cuentan con la competencia técnica necesaria para entender los productos evaluados.

Para acceder al listado de empresas acreditadas por ENAC, puedes hacer una búsqueda por palabras, productos o empresa a través de este buscador ofrecido por su página web.

banner CTMA

¿Cuáles son las ventajas de la certificación acreditada de productos?

Cuando una empresa decide someter sus productos a la certificación acreditada por parte de un organismo competente e independiente, obtiene una serie de importantes ventajas:

  • Reconocimiento Internacional: Gracias a la obtención de este tipo de certificado, los productos tendrán reconocimiento en más de medio centenar de países de todo el mundo. De esta forma, se facilita el acceso a dichos artículos dentro de los diferentes mercados internacionales.
  • Confianza ante los clientes: Si el cliente visualiza el certificado acreditado de un producto, esta etiqueta se convertirá en un elemento diferenciador que influirá de manera positiva en la decisión de compra, ya que aumentará su fiabilidad de cara al cliente.
  • Reducción del riesgo de ofrecer un producto defectuoso: Al someterse a una certificación acreditada, el peligro de que un producto determinado se encuentre en mal estado es menor, ya que se tendrá como base información de confianza tras un exhaustivo proceso de análisis y evaluación.
  • Reconocimiento de las autoridades de la Unión Europea: Además de las ventajas anteriores, los productos certificados tendrán la misma validez en otros países del continente europeo que dentro del territorio nacional. En este sentido, el artículo 11 del reglamento 765/2008 que regula la acreditación en Europa, aceptará los certificados de acreditación emitidos por los organismos nacionales de cada estado miembro de la UE.

Certificación de productos

 

Acreditación y Certificación. ¿Qué diferencia hay?

Las diferencias entre certificación y acreditación son muy amplias y dependen básicamente de dos factores: el tipo de organismos que llevan a cabo ambas actividades, así como la naturaleza y el objetivo de las mismas. Teniendo en cuenta este último punto, la diferencia principal se puede apreciar de la siguiente manera:

  • El objetivo de la Certificación es declarar de manera pública que un producto ha sido producido siguiendo una serie de requisitos establecidos previamente. En este caso, sólo se rige a la evaluación del cumplimiento con lo decretado en la norma.
  • Por su parte, el objetivo de la Acreditación es la evaluación de la competencia técnica de un producto, teniendo siempre en cuenta el cumplimiento de las normas establecidas.

En resumen, el cliente de una entidad certificadora debe demostrar el cumplimiento de sus productos con la norma, mientras que el cliente de una entidad de acreditación debe demostrar su competencia técnica cumpliendo siempre los requisitos de la normativa.

¿Cuál es la norma para la acreditación de una entidad de certificación de producto?

En septiembre de 2012 se aprobó la norma UNE-EN ISO/IEC 17065 (sustituyendo a la UNE-EN 45011), la cual determina los requisitos que cualquier organización debe cumplir para garantizar su actividad. Estos requisitos deberán estar englobados dentro de una competencia legal, un desarrollo sostenible y contar con la imparcialidad de las organizaciones encargadas de llevar a cabo la certificación de los diferentes productos.

¿Es lo mismo la certificación de productos que la de sistemas?

Aunque puedan parecer términos similares, la certificación de un producto y la de sistemas (como un sistema de gestión de calidad, por ejemplo) tienen diferentes finalidades y cuentan con algunas diferencias que es importante conocer.

Cabe destacar que se tratan de certificaciones voluntarias y que ambas son concedidas por organismos independientes, por lo que cada empresa decidirá según sus propios criterios si necesita poseer alguna de ellas, y, en caso afirmativo, determinar cuál de ellas le conviene más.

Diferencias entre la certificación de productos y la certificación de sistemas

  • En la certificación de productos, una organización determinada tiene la posibilidad de solicitar tantas certificaciones como productos diferentes ofrezca, siendo libre de decidir si quiere certificar todos sus productos o sólo algunos de ellos.

Asimismo, en este tipo de certificación se le exige a la empresa la realización de ensayos periódicos obligatorios con el fin de demostrar la calidad de sus productos y la correspondencia con los requisitos exigidos.

  • En cuanto a la certificación de sistemas, una empresa puede solicitar una certificación por cada uno de los sistemas de gestión que tenga implantados, por ejemplo: el sistema de gestión de calidad, el de I+D+i, el de seguridad y salud en el trabajo, el de responsabilidad social… Al igual que en el caso de la certificación de productos, la organización puede decidir si certificar todos sus sistemas o solamente algunos.

Es importante saber que las dos certificaciones son independientes y, por lo tanto, ninguna de ellas cubre a la otra. Es decir, si una organización quiere contar con estos dos tipos de certificado, deberá solicitarlos por separado y cumplir con los requisitos de la normativa vigente para cada uno de ellos.

¿Cómo realizar la certificación de productos?

Como hemos comentado anteriormente, si quieres llevar a cabo la certificación de tus productos, es fundamental que lo solicites a una empresa competente e imparcial para que el procedimiento sea realizado correctamente.

Certificación de calidad

 

Si necesitas tener más información acerca de la certificación de productos y de los pasos que debes seguir para conseguirla, en CTMA Consultores contamos con profesionales que pueden apoyarte en todo momento a realizar los trámites necesarios, así como a solventar todas tus dudas.

Contacta con nosotros para obtener un asesoramiento detallado y adaptado a tus necesidades. Estudiaremos tu caso individualmente.

Solicítanos información. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Si te ha gustado el contenido, compártelo con tus conocidosShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Llámanos