ISO 9000: la certificación de calidad que todo negocio necesita

¿Qué es ISO?

ISO es el nombre por el que se designa a la Organización Internacional de Estandarización. En ocasiones, esta denominación puede llevar a confusiones, ya que el acrónimo ISO no se corresponde con las siglas de la organización. Esto es así porque el origen tiene otra raíz, lo que significa ISO es “igual” en griego, por lo que han tomado esto para reflejar la tarea que se lleva a cabo en la institución.

El origen de la institución responsable de los conocidos estándares ISO 9000, se remonta a la primera Guerra Mundial. Debido a la necesidad de abastecimiento y reparación de los equipamientos, se establece una estandarización para la producción de piezas. De este modo, surge en Alemania el primer organismo que tiene por objeto la normalización, con posterioridad se une Francia y es seguida por Inglaterra. Para coordinar a estos diferentes organismos se crea la ‘Federation of the National Standardizing Associations’. En 1947 se sustituye por la actual institución ISO que crea las ISO 9000 en 1987 y van cogiendo fuerza con sus posteriores actualizaciones.

A día de hoy, ISO es una organización totalmente independiente que está formada por representantes de las organizaciones de estandarización de los distintos países miembros. La institución se dedica a establecer estándares a nivel mundial para los distintos sectores productivos.

A través de estos estándares proporcionados por ISO, los empresarios, comerciantes o industriales se rigen para determinar el proceso de creación de sus bienes o servicios. De este modo, pueden certificar la calidad de sus productos finales para que sus clientes puedan tener la convicción de que es un artículo o servicio que cumple con unos estándares mínimos de calidad. Los estándares ISO proporcionan seguridad y fiabilidad a nivel internacional, lo que favorece el desarrollo del comercio a nivel mundial.

ISO 9000: familia de normas sobre la calidad y su gestión

Las ISO 9000 son un conjunto de normas que establecen las directrices para conseguir una determinada calidad del producto o servicio final pero también un sistema de gestión de la misma correcto y eficiente. En sus inicios, estos estándares se idearon para empresas que producían un producto material, por lo que la aplicación de las ISO 9000 no se adecuaba correctamente a las compañías que se ocupan de proporcionar servicios. Esta situación se solucionó con las modificaciones y actualizaciones introducidas en el año 2000, por lo que ya no hay excusas para aplicar las ISO 9000 a cualquier tipo de industria.

En las ISO 9000 se contienen las guías a seguir para lograr los objetivos de calidad establecidos en cada caso, así como las herramientas que se deben implementar para la consecución de los mismos, la determinación de los plazos de distribución y los requisitos para la certificación en la norma ISO 9001.

El conjunto de normas que forma la familia ISO 9000 se divide en:

  • ISO 9000: vocabulario y fundamentos de calidad. Provee distintos términos relacionados y las directrices de calidad generales para los sistemas de gestión.
  • ISO 9001: modelo del sistema de gestión y sus requisitos. Es la única norma de la familia de los ISO 9000 en la que se puede certificar una organización si así lo desea.
  • ISO 9004: directrices para la mejora del desempeño y lograr la implantación de la mejora continua.
  • ISO 19011: recoge información útil para orientar a la empresa sobre las auditorías de sistemas de gestión de la calidad y medioambiental.

ISO 9000

Objetivos de la familia ISO 9000

El objetivo principal de la ISO 9000 es dar a conocer el escenario donde se centran las actuaciones sobre la calidad con el vocabulario y la terminología necesaria para dominar todos los aspectos sobre la gestión de la calidad.

Se busca que las empresas comprendan perfectamente de qué trata la implementación de un sistema de gestión de la calidad y, para ello, en la última actualización de la norma se modificó el lenguaje para facilitar su comprensión por todos los integrantes de la empresa.

De modo esquemático, los objetivos de la ISO 9000 son:

➧ Establecimiento de directrices: éstas servirán a la empresa para seleccionar las normas que sean de aplicación para su utilización.

➧ Lograr la satisfacción del cliente: el enfoque al cliente es clarísimo, lo que se busca a través de la ISO 9000 es lograr su satisfacción proporcionando productos y servicios de calidad.

➧ Obtener capacidad de liderazgo: la ISO 9000 permite identificar los puntos en los que se pueden reducir costes sin perder calidad, aumentando así la productividad y gozar de un lugar privilegiado frente a su competencia.

➧ Incrementar la confianza interna: al tener claro que los bienes y servicios que la empresa oferta cumplen con unos estándares de calidad fijados, la confianza de la dirección empresarial es un hecho.

➧ Instauración del sentimiento de pertenencia: el personal de la empresa está totalmente involucrado con la ISO 9000, de ahí que aumente su compromiso y, por tanto, su rendimiento.

➧ Búsqueda de relaciones beneficiosas con proveedores: proporciona la seguridad y fiabilidad necesarias para contar con la confianza de los proveedores, lo que se traduce en unos vínculos cordiales.

➧ Búsqueda de la mejora continua: con la ISO 9000, la empresa es conocedora de todos los aspectos a cumplir y tareas a llevar a cabo para conseguir la calidad deseada. Esto hace que se busque mejorar los resultados obtenidos, ya sea introduciendo medidas correctoras en aquellas partes menos fortalecidas u optimizando los procesos.

➧ Toma de decisiones más efectivas: gracias al análisis de datos estadísticos y otra información, las decisiones se toman en base a hechos probados, por esto son más eficaces al no guiarse por hipótesis.

ISO 9000

Etapas de la implementación de un sistema de gestión de la calidad

Para iniciar el proceso de desarrollo e implementación de las ISO 9000 hay distintas etapas en las que se debe ir centrando el enfoque. A pesar de que ponerlas en marcha puede resultar un tanto trabajoso, solo se hace una vez, después solo se requiere realizar unas mínimas actualizaciones periódicas para llevarlas al día.

✦ Determinación de las necesidades y expectativas de todas las partes interesadas.

✦ Determinación de políticas y objetivos en materia de calidad.

✦ Determinación de procesos e identificación de responsabilidades que afecten a la consecución de los objetivos.

✦ Adopción de los recursos necesarios para facilitar la consecución de los objetivos.

✦ Determinación de las herramientas para medir la eficiencia y eficacia de cada uno de los proyectos. También se establecen las medidas óptimas que estos parámetros deben tener a lo largo del periodo productivo.

✦ Establecimiento de los métodos para prevenir no conformidades en las auditorías.

✦ Establecimiento de las directrices a aplicar para conseguir una mejora continua en todos los niveles.

¿Qué negocios necesitan la certificación ISO 9000?

La familia ISO 9000 no es un conjunto de normas rígidas. Gracias a la flexibilidad que las caracteriza, se pueden adaptar a cada tipo de empresa incluyendo o eliminando aquellos componentes que no son de aplicación en según qué tipo de empresa y en función de sus propias características y circunstancias. No importa a qué tipo de sector económico o industrial pertenezcan o la categoría de sus productos.

Cualquier tipo de empresa que busque beneficiarse de las ventajas de adoptar la familia ISO 9000 puede optar por implantar este tipo de normas. Como ya hemos visto, las mejoras que se producen en el seno de la empresa gracias a la ISO 9000 son claramente relevantes.

Si la compañía busca dar un paso más allá puede optar por alcanzar la excelencia con la norma ISO 9004. Esta norma no es certificable, pero su adopción ayuda notablemente a mejorar aún más el sistema de gestión de la calidad. Se centra en lograr tanto la eficacia como la eficiencia del sistema de gestión de la calidad adoptado.

ISO 9000

¿Aún no tienes un sistema de gestión de la calidad certificado?

Si estás buscando la certificación o información sobre la familia ISO, ¡estás en el lugar adecuado! Contamos con una amplia experiencia en servicios de consultoría para empresas que desean mejorar la gestión de la calidad de su proceso productivo así como la propia calidad de sus outputs. Para lograr el éxito y la eficacia de una compañía conviene dirigirla de un modo organizado y transparente con un sistema de gestión que vele por la consecución de la mejora continua del desempeño en el seno de la empresa y, sobre todo, por la satisfacción final del cliente.

A pesar de que se pongan todos los esfuerzos en la actividad empresarial, muchos clientes potenciales o proveedores pueden no decantarse por tu compañía por no contar con la certificación en la familia ISO 9000.

La certificación proporciona un reconocimiento que acarrea numerosos beneficios, como ya hemos visto a lo largo del artículo, seguro que lo que buscas para tu negocio es:

  • Simplificación: aplicar solamente las normas y modelos necesarios permite reducir el número normas a las que atenerse.
  • Unificación: la estandarización permite realizar comparaciones con otros productos o servicios facilitando así los intercambios.
  • Especificación: la norma ISO 9000 clarifica el lenguaje consiguiendo una comprensión precisa que permite minimizar los errores.
Si te ha gustado el contenido, compártelo con tus conocidosShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies